El Clan de Los Irlandeses (“San Patricio” se tiñe de rojo)

ABa5j-Gl

1990 fue un año glorioso para el Cine de Gangsters. Ese año se estrenaron películas muy significativas sobre esta temática como Uno de los Nuestros, Muerte entre las Flores y El Padrino III. Y a la sombra de todas ellas encontramos El Clan de los Irlandeses, una película  que nunca llegó a alcanzar la relevancia cinematográfica que merecía y que aún hoy mucha gente desconoce. Lo cual resulta sorprendente si echamos un vistazo al equipo que reunió. Al portentoso trío protagonista formado por Sean Penn, Gary Oldman y Ed Harris se unió un plantel de secundarios de lujo como Robin Wright, John Turturro o John C. Reilly. Incluso el grandioso entrenador de Rocky, Burgess Meredith, tiene una escena. Y todo ello acompañado de los bellos y melancólicos acordes musicales del legendario Ennio Morricone, ahí es nada. Sin embargo, la batuta de la dirección fue a parar a Phil Joanou, un director con una carrera no demasiado destacable y que tiene en esta película su principal legado artístico.

La trama sigue los pasos de Terry Noonan (Sean Penn), un agente de policía que regresa al barrio neoyorquino donde se crió, “La Cocina del Infierno”. Su misión es infiltrarse en su antigua banda, liderada por Frankie Flannery (Ed Harris) y su hermano pequeño Jackie (Gary Oldman), por el que sigue sintiendo una gran amistad. Los viejos sentimientos no tardarán en aflorar y Terry se verá abocado a una encrucijada entre el deber y sus principios.

La película recoge muchos de los ingredientes del subgénero: ambientación sórdida, tono trágico, la lealtad y la traición como temas recurrentes y un uso de la violencia conscientemente exagerado. El Clan de los Irlandeses es puro cine de los 90, de estilo directo y narración sencilla, sin grandes entresijos de guion. Se la puede achacar cierta tendencia a la grandilocuencia y al efectismo en algunos momentos, pero es tremendamente accesible y entretenida.

Obviamente, el carisma y calidad de los actores ayuda a que empaticemos con los personajes, a que nos importe el destino de estos, y eso aumenta considerablemente el nivel de tensión. Sean Penn y Ed Harris están tan sólidos como siempre, pero el plato fuerte es Gary Oldman, quien nos regala una de sus maravillosamente desquiciadas caracterizaciones que tan bien se le dan.

En conclusión, estamos ante un thriller gangsteril-policíaco de elenco espectacular y cuidada puesta en escena, con sus buenos baños de sangre (memorable escena final) y con la siempre majestuosa banda sonora de Ennio Morricone. Puede que nunca haya encontrado su sitio en la mesa de las grandes del género, pero es una película que merece mucho la pena y que desde este humilde blog reivindicamos con fervor. No os arrepentiréis.

Por @RedAppleReview

Una respuesta a “El Clan de Los Irlandeses (“San Patricio” se tiñe de rojo)”

  1. Gran película. Pasan los años y me lo sigue pareciendo.
    El reparto es un lujazo. Pero Gary Oldman es…pfff. Soberbio.
    Muy, muy recomendable.

Deja un comentario