Manhunt (Corre que te pillo)

Un abogado de farmacéuticas chino acusado de un crimen que no cometió se asocia con un astuto detective japonés para detener un peligroso complot empresarial. Nueva versión cinematográfica de la novela de Jukô Nishimura, que ya fue adaptada al cine en 1976 por el japonés Jun’ya Satô.

img_1105

Comprensiblemente, el muy anunciado  regreso de John Woo a su legendario estilo de finales de los ochenta (con obras como A better Tomorrow) después de la costosa épica y melodramática titulada The Crossing (bastante fallida) Manhunt (2017) es una película con “luces y sombras” porque si bien se puede disfrutar como una enérgica y entretenida película de 100 minutos con emociones pasables, cuando se ve con las expectativas de un cineasta tan influyente como Woo, la cosa se queda un poco floja.

La narrativa se queda en un “Man on the run” donde la sutileza no existe, aparte de que es un aspecto que el director no lo ha tenido nunca como una seña personal, donde el confía en lo visual y en el carisma de los actores que representan personajes con fuerte carisma o de modo trágico. Digamos que la historia no es nada con lo que tengamos que pensar demasiado y que prefiero que descubran los espectadores.

Otro problema negativo son los diálogos, ya que gran parte de los diálogos son en ingles, pero ocurre que los actores/actrices no son especialistas en el idioma, dejándolo en un inglés de Mr.Chaman (busquen quien es) con unas líneas escritas por un niño de 8 años como por ejemplo: “¿Qué se siente perder a alguien que amas?”, “Se siente como dolor”. Exceptuando Angeles Woo, hija de Woo se defiende.

Pero lo importante es la acción y Woo demuestra con dos “set pieces” que sabe cómo controlar la cámara y mostrar una violencia que nos hace suspirar como hacían sus antiguas películas (La escena en la casa y el acto final) donde la pólvora es la verdadera protagonista.

En definitiva y resumiendo: Con una trama tonta y diálogos de besugos, lo importante es que es un entretenimiento que recupera fugazmente la gloria de John Woo con el “BloodShed”.

Por @elultimocritico

Deja un comentario